Rejuvenecer con la técnica alexander

by Edivia Navarro on 24/08/2013

in Cuerpo-Mente, General

 

Os muestro aquí a una de mis profesores de técnica Alexander,  tiene 85 en el video, y se esta recuperando de una enfermedad  terrible  , Lyme disease, es un virus provocado por la picadura de una garrapata de las gacelas , que son muy abundantes en la zona donde ella vive. Incluso las personas jóvenes picadas por estos bichos sufren infecciones en el sistema nervioso, cerebro, meninges, medula y nervios con neuralgias extremadamente dolorosas y tardan años en recuperarse aunque en la mayoría de los casos el cuerpo queda afectado indeleblemente.

8 años mas tarde, sola, la valiente Ann Mathews, contra la que el paso del tiempo no puede, sigue viviendo ella sola en la granja ,Troup murió hace varios años, era 15 años mayor que ella y un domingo tra una larga sobremesa con su extensa famila, murió repentinamente mientras cruzaba una senda de su jardin. Seguia activo dirigiendo la escuela y habia estado dando clases el viernes anterior.

Ann sigue conduciendo su viejo coche hasta New York City, dando clases en el departamento de drama a actores, en la Tisch school para graduados, cultivando su huerto y negándose a escuchar los consejos de su familia y  abandonar la granja que la hace tan feliz. Con modelos asi el miedo a envejecer desaparece.

Desde el principio de los tiempos la búsqueda de la eternal juventud ha inspirado mitos, aventuras y guerras entre países.

Yo cambie todas mis ideas acerca del envejecimiento cuando fui a EEUU a estudiar técnica  Alexander. No solo mis profesores eran jovencísimos ancianos de casi 80 años, sino que también algunos de mis compañeros eran jubilados que decidían volver a empezar a vivir una nueva vida en lugar de ser arrinconados con la etiqueta de inservibles hasta que la muerte les liberara de sus obligaciones. No creais que era una espeie de geriatrico poco convencional, tambien habia muchas otras personas de todas las edades, pero a mi me llamaban la atención estos seres melenarios que casi contaban batallas sobre la segunda guerra mundial y que habian conocido la epoca dorada de NYC.

En la habitación que veis en el vídeo recibí una de mis primeras clases de Técnica alexander. Tras aterrizar en NYC , sin saber una palabra de inglés , los adorables directores de la escuela donde estudiaba me invitaron a su casa de campo que resultó ser una granja holandesa del S XVII., en Nayak, al otro lado del Hudson River, a menos de 2h de NYC.

Volviendo a España, todos recordaremos a un lúcido  Santiago Carrillo pocos meses antes de su muerte entrevistado por TV2 el año pasado ,a los 97 años de edad , fumando un cigarrillo tras otro, activo en la vida pública hasta el ultimo minuto, más vivo, más joven, imposible! o el notable escritor español Francisco Ayala que llegó a los 103 años, y un largo etcétera.

Hay muchas maneras de alcanzar la edad dorada y seguir dando frutos en lugar de convertirnos en un árbol muerto que se mantiene en pie hasta que un golpe de aire nos derribe súbitamente .

La gente solía creer que desde la cumbre de la vida en la primera juventud, lo  que seguía era una cuesta abajo y un declinar de todas las funciones físicas y cognitivas. No era mucho lo que podía hacerse. Los que escapaban al paso del tiempo se consideraban afortunadas e inexplicables excepciones.

Se creía también que el cerebro no se desarrollaba pasados los primeros años de vida y que en general solo podíamos esperar perdida de fuerza , de flexibilidad y en general de todas las funciones , dolor y cada vez más limitaciones.

Recientes investigaciones en ratas muestran como sus cerebros con la adecuada estimulación pueden despertar y mantener activos , creando nuevas conexiones e invirtiendo signos de envejecimiento como la falta de coordinación, la debilidad física y las dificultades de aprendizaje.

Cuando empiezas a aplicar la técnica Alexander a tu vida y a utilizar bien tu cuerpo y tu mente vuelves a redescubrir la vitalidad, la curiosidad y la creatividad, encontrando nuevas maneras de seguir floreciendo y contribuyendo con la sabiduría acumulada de toda una vida a un mundo que cambia a una velocidad vertiginosa y que necesita la perspectiva que estos jóvenes ancianos, lucidos y sabios pueden aportar.

Gracias queridos Troup y Ann por adoptarme como  hija y por enseñarme a ser libre y a vivir sin miedo .

 

Leave a Comment

{ 0 comments… add one now }