Los movimientos  que hacemos en la vida diaria se basa en patrones habituales de pensamiento y acción. Un estímulo que nos es familiar genera una respuesta familiar. Si queremos cambiar y dejar de producir los mismos resultados limitados, el mismo dolor , las mismas lesiones tenemos que permitir que algo NUEVO suceda, algo que no esta pautado en tu cerebro, algo que por definición no es familiar y que nos va a sorprender.

Aprender a movernos hacia nuevas  posibilidades en el futuro requiere hacernos conscientes de la tendencia a la repetición, de nuestros automatismos e interrumpirlos. Tarea no del todo imposible, pero para ello tenemos que  abandonar el modo dominante de “respuesta” que ocasiona reproducir continuamente los patrones del pasado

 

Ir más allá del modo habitual , del “USO” automático de tus mecanismos psicofísicos, para iniciar este fascinante viaje hacia ti mismo en el futuro, tu mejor tu que esta por llegar . Este es el primer paso del Proceso de cambio que te proponemos con Técnica Alexander

Primer paso y clave. Dejar de repetir lo que te daña, parar de hacer lo mismo, no es solo el principio, o la mitad , es casi todo y la condición de posibilidad de lo que sigue.

Somos lo que somos porque hacemos repetidamente lo que hacemos. Empieza a repetir otra serie de conductas y te convertirás en otro. Suena poco poético, conductismo maquinal. Es como la manivela del alma.

Parar la inercia de lo que somos y hacemos es un acto de valor, casi un acto de aniquilación. Esto es lo que parece , casi todo el mundo se niega a cambiar, aunque se muera de dolor o de aburrimiento, y solo cuando el dolor y el aburrimiento de la repetición superen el miedo a la novedad del cambio damos ese paso. Así somos los seres humanos. Preferimos quejarnos durante años, para finalmente descubrir que no era para tanto, no era tan difícil hacer algo distinto.

 

Cuando de verdad prestamos atención, detenemos nuestro modo habitual de “USO, que es casi como decir “Modo de Ser” y nos abrimos a la realidad que nos rodea, el cerebro computa todas las variables y usa tus recursos corporales para producir la mejor respuesta.

Esto es lo que hiciste de bebe. Querías alcanzar un juguete, ponías toda tu atención en ello, la totalidad del cuerpo, y descubrías como empujar el suelo para impulsarte y enderezarte .

Una vez que lo habías repetido un numero de veces y que se había automatizado, ya no requería tu atención, eso te permite caminar mientras piensas en otra cosa, lo cual esta muy bien, pero tiene los peligros que ahora experimentas, ya no eliges como respondes, y eres prisioneros de pautas de respuesta inadecuadas automáticas, mal uso,  que producen dolor y enfermedad

En la medida que nuestros mecanismos mentales de atención son inconscientes y nuestras conductas , respuestas, movimientos, giran en torno a los patrones habituales no hay futuro posible, solo pasado, mas de lo mismo.

La salud, un cuerpo sin dolor requiere que te “uses”, te muevas, respondas de modo distinto. El nuevo uso requiere que vuelvas a prestar atención a como usas tu cuerpo, que interrumpas los automatismos.

Si sigues operando en el modo habitual, desde las fronteras cerradas de tu organización neuromotora, estas prisionero en tu celda, no hay salida. Tal vez cirugía, o analgésicos, antiinflamatorios, antidepresivos o lobotomía.

El primer movimiento, es parar, no responder, no descargar la respuesta habitual, inhibir, dejar de hacer mas de lo mismo y atreverte  a habitar ese lugar incomodo de la nada , no hacer, no te preocupes, son solo 200 milisegundos , imperceptible, nadie se va a dar cuenta, aunque a ti te parezca una eternidad.

Si decides abrir esa ventana de 200 milisegundos la libertad, tu salud y el futuro te aguardan.

Comenzamos creando un espacio, campo o contenedor desde el que los restantes movimientos puedan tomar cuerpo. A partir de ahí podemos crear un movimiento nuevo, una respuesta diferente, una vida prodigiosamente creativa.

No es muy complicado: para, crea un espacio para que el cerebro organice una respuesta global nueva, fresca, apropiada, optima desde el principio organizador del movimiento, la cabeza guía , el cuerpo sigue.

¿Cómo? Usando la atención, lo que llamamos “Dar direcciones” en técnica Alexander.

Este blog se hace muy largo. Ya se que te dejo en un lugar imposible. Has conseguido parar tu respuestas habituales y ahora que?.

Empieza por ahí detén tu respuesta habitual y presta atención, te aseguro que estas a punto de descubrir todo un mundo. Tu mundo.

 

 

 

Leave a Comment

{ 0 comments… add one now }