Descansar constructivamente con la Técnica Alexander

by Edivia Navarro on 27/08/2015

in Ansiedad, Blog, Cuerpo-Mente, Dolor, Estres, Fatiga crónica y fibromialgía, Mindfulness

sklt

En todos los juegos la oca, el parchís, el escondite etc. existe un lugar que está a salvo de todo, un lugar para descansar, si estoy en casa no me pueden “coger, ni “quemar”, ni “comer”… estoy a salvo…

Me gustaría compartir contigo mi práctica favorita de “estar a salvo”, la llamamos “Descanso Constructivo”. Si la practicas tu también descubrirás el profundo y renovador descanso que puedes conseguir en 10 minutos de descanso constructivo y como construyes sin esfuerzo una red de autopistas neuronales entre tu cerebro y tu cuerpo que van a hacer posible esa fructífera y placentera relación cuerpomente que luego se traduce en ese eficiente funcionamiento que todos anhelamos.

Los beneficios del descanso constructivo:

  • Permite descansar en profundidad, a veces de un modo más profundo y restaurador que el sueño nocturno. Calma todo el sistema nervioso.
  • Permite recuperar la hidratación de los discos intervertebrales y des-comprimir la columna al deshacer la curva cervical y lumbar y dejar de ejercer compresión hacia abajo.
  • Permite resetear tu cerebro al liberarlo de la constante charla mental.
  • Reequilibra el sistema nervioso simpático y parasimpático, permitiendo que las funciones del sistema inmunitario y de reconstrucción celular se optimicen
  • Permite devolver los músculos a su longitud de descanso y re-establecer las relaciones entre los segmentos óseos, los músculos, ligamentos, fascias y órganos .
  • Puedes aprender a darte direcciones y observar con delicadeza el efecto que tienen sobre el cuerpo y luego puedes trasladar ese aprendizaje a la vertical.
  • Es tu mejor aliado contra el estrés, simple, barato y solo depende de ti.
  • Tu energía y productividad mejoran notablemente.

 

¿Cómo hacerlo?CCRRR

 

 

Lo puedes hacer en cualquier momento que tengas 10 minutos libres. Al medio día, después de comer, mejorara tu digestión, aunque tal vez te duermas.

  • Túmbate sobre una superficie dura, el suelo o una mesa, con una manta, toalla, esterilla
  • Coloca varios libros sobre tu cabeza, 3 o 4 dedos bastarán, si te sientes incomoda varia la altura de los libros hasta que te parezca adecuada.
  • Dobla las rodillas y coloca las plantas de los pies en el suelo. Si las rodillas tienden a caerse hacia fuera aumenta la distancia entre los pies y saca ligeramente los talones hacia fuera.
  • Dobla los codos y descansa tus manos sobre el abdomen o el lateral de la caja torácica.
  • No pongas música ni TV, ancla tu atención en el cuerpo y permite que tu cuerpo entregue todo su peso al suelo, siente el soporte de la superficie en la que te apoyas y y empieza a darte “Direcciones”
  • El proceso de darse direcciones:
  • Permite que la cabeza entregue todo su peso a los libros sobre los que se apoya para así liberar el cuello y permitir que se alargue el cuello y que se expanda tridimensionalmente.
  • Permite que toda la espalda en contacto con el suelo se alargue y se ensanche. ( Se trata de permitir no de estirar, colocar o posicionar)
  • Permite que las rodillas apunten al techo y permitiendo aflojar la articulación de la cadera profundo en la ingle. (Nota el efecto de esto en tu zona lumbar)
  • Permite que la tensión de manos y antebrazos se suelte permitiendo que los codos se alarguen ensanchando más la espalda.
  • Piensa que los hombros se ensanchan y permite que las escapulas se reacomoden y se hundan en el suelo.
  • Nota tu respiración profunda barriendo con una ola tu cuerpo entero.

 

Permitir es un acto mental no una acción física, el resultado es una elongación suave que se produce al dejar de hacer o soltar tensión física inconsciente. Nota la respuesta de tu cuerpo a tus direcciones y no intentes forzarlo, acelerarlo o llevarlo más lejos de lo que sucede de modo natural. Observa, suelta, permite, recibe, acepta.

Leave a Comment

{ 0 comments… add one now }