Psiconeuroinmunología

El sistema inmunológico puede ser controlado por la mente. No es que la mente pueda curar una enfermedad sino que puede alterar el proceso o la disposición hacia la enfermedad.

Hay una conexión psicofísica entre el cerebro y el sistema inmunológico, es decir, una conexión directa entre los dos sistemas a través de los conductos nerviosos, según lo demuestran experiencias en laboratorios de la Universidad de Rochester, USA.

Se pudo constatar, en estas investigaciones, a través del microscopio, cómo las terminaciones nerviosas se conectaban con los linfocitos, encargados de la defensa del organismo.
Estudios recientes en la Universidad de Cambridge constataron que no es el stress sino la forma en que lo enfrentamos lo que aumenta o disminuye el riesgo de padecer ataque cerebral. Es decir, que es la forma en que uno se adapta a ese stress la que determina el impacto que puede tener en el cerebro.